Reseña: La importancia de llamarse Ernesto, por Oscar Wilde.

21 de abril de 2015

Título original: The Importance of Being Earnest.
Autor: Oscar Wilde.
Fecha de publicación: 1895.
Editorial: Edimat Libros.
Páginas: 124.

"La importancia de llamarse Ernesto se estrenó en Londres, en 1895, con un subtítulo clarificador: "Comedia banal para gente muy seria".

Toda la obra es un gran juego de acciones y lenguaje, aprovechando los dobles sentidos de las palabras y las significaciones sociales de los términos. La puesta fue todo un éxito que se vio empañado por el escándalo propio de una sociedad puritana y cruel, deseosa de ver caer al hombre que se había atrevido a cuestionar las bases y principios de esa misma sociedad."

Con una historia que encierra un humor bastante diferente, esta obra de Wilde es otra de las tantas que hay para destacar.
Esta vez, el autor una vez más se burla de la sociedad y la arrasa mediante un texto que se lee rápidamente, así como lo ha hecho con más de uno de sus libros y éste, que por lo que he leído fue el último que escribió, tampoco es la excepción.
Al principio, lo tomé con miedo por tratarse de una obra de teatro, pero este temor se desvaneció demasiado pronto, a pesar de no contar con grandes descripciones como sus novelas, su lectura no resulta aburrida en ningún momento, por contar con diálogos que nos mantienen enganchados de manera constante.
Hay tantas formas de contar la trama de este libro, que elegiré la que menos spoilers contenga.
Un joven aristócrata de la época; Jack Worthing se ve en la necesidad de cambiar de nombre de vez en cuando y dependiendo de si está en el campo o la ciudad de Londres. La razón es simple: la adinerada mujer con la que desea casarse Gwendolen, desea que el hombre a quien dedique toda su vida lleve por nombre Ernesto.
Mantener un álter-ego parece demasiado fácil, excepto cuando tienes personas conocidas que pronto te conocerán como Jack y como Ernesto.
Pero la complicación no sólo está ahí; todo se desarrollará cuando Jack (o Ernest) debe afrontar los problemas con su amigo Algernon Moncrief, quien también es primo de Gwendolen y enamorado de Cecily Cardew, conocida a su vez de Jack...

La importancia de llamarse Ernesto es una obra de comedia teatral, que se divide en tres actos, por lo que se caracteriza por ser un libro corto y rápido de leer, fluida y divertida de principio a fin. 
Oscar Wilde nos atrapa en una historia de líos amorosos relatado desde un lenguaje exquisito y apropiado, con bastante ambientación de la época pero sin exageraciones. Como con la mayoría de los libros del autor, éste juega con las frases de doble sentido que ninguno de sus personajes parece entender, con un sentido del humor irónico y mordaz, por momentos todo puede parecer absurdo o la crítica a las costumbres de la alta sociedad parece rebasar los límites.

En lo personal, no pude evitar encontrar rasgos parecidos en las personalidades de Jack con Dorian Gray, y las de Algernon con las de Lord Henry, de El retrato de Dorian Gray, principalmente cuando de sus diálogos se trataban.

"A mí no me parece romántica una declaración de amor. Lo romántico es estar enamorado, pero no hay nada romántico en una declaración formal. Corres el peligro de que te acepten. Supongo que lo normal es que te digan que sí, pero entonces se acaba la emoción. El verdadero romanticismo está en la incertidumbre."

En pocas palabras, La importancia de llamarse Ernesto es una historia que se sustenta sobre tres pilares fundamentales; la mentira, la verdad y el amor. Un libro que se lee con expectación continua por sus giros sorprendentes y que recomiendo totalmente, ya sea para empezar a leer los títulos de este autor o simplemente salir un rato de nuestra zona de confort.


5/5

Por cierto, que uno de los tantos aspectos llamativos del libro es el magnífico juego de palabras con el que se juega en el título en inglés, ya que Earnest también significa "formal" u "honesto", por lo que el libro en inglés puede llamarse "La importancia de llamarse Ernesto" o "La importancia de ser honesto/formal". Genial, ¿no?

Y ustedes, ¿conocían este libro? ¿Que leyeron de Oscar Wilde?

9 comentarios :

  1. ¡Hola!
    A mi me encanta Wilde. ♥ No creo que exista obra que él haya escrito que no me haya gustado (incluyendo su carta De profundis). ¿Ya leíste el abanico de lady windermere? Ése también me encantó.
    Por cierto, esa curiosidad del título no me la sabía. ¡Qué buen dato!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No, ese aún no leí aunque ganas no me faltan. Supongo que iré probando poco a poco más de él, que todavía me faltan bastantes obras suyas.
      Saludos :D

      Eliminar
  2. Aw, me ha gustado mucho tu reseña y la verdad es que me has dejado con ganas de leer algo del autor (uno de los muchoooos que tengo en la lista de pendientes xd)

    Saludos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, muchas gracias Gé! Espero que te animes a probar algo de este autor, que por lo menos a mí me tiene encantada.
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Pues conocía este libro pero nunca me había llamado especialmente la atención. Sin embargo, con tu reseña me has dejado unas ganas locas de leerlo, así que ya está apuntado en mi wishlist *o*
    ¡Un saludo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! Me alegro que te haya animado un poco más.
      Saludos

      Eliminar
  4. Wilde nunca suele decepcionar. Yo no he leído ninguna de sus obras de teatro, pero esta la tengo apuntada desde hace tiempo, a ver si le doy prioridad.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto esa opinión contigo Rocío :)
      Te animo a que empieces con esta obra teatral. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Realmente tengo que leerlo, he visto este blog y me ha encantado, te felicito y te ruego que nunca lo abandones.

    ResponderEliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.