Reseña: Guía del autoestopista galáctico, Douglas Adams.

7 de abril de 2015

Título: Guía del Autoestopista Galáctico
Título Original: The Hitchhiker's Guide to the Galaxy
Autor: Douglas Adams

Año de publicación: 1.979
Saga: 1/5
Traductores: Benito Gómez Ibánez y Damián Alou
Páginas: 289
Editorial: Anagrama

Un jueves a la hora de comer, la Tierra es inesperadamente demolida para poder construir una  nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo de lo más corriente que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar. Pero, desgraciadamente, el fin de semana no ha hecho más que empezar, y la galaxia es un lugar extraño y sorprendente. Arthur huirá de la Tierra junto a un amigo suyo, Ford Prefect, que resultará ser un extraterrestre emparentado con Zaphod Beeblebrox, un pirata esquizoide de dos cabezas que fue Presidente  de la Galaxia, en la nave del cual conocerá al resto de personajes que lo acompañarán a  lo largo de su periplo espacial: un androide paranoide y una terrícola que, como él, ha logrado  escapar. Gracias a esta ineludible aventura, Dent descubrirá muchas cosas acerca de la  existencia, pero tal como aconseja la Guía del autoestopista galáctico, que no cunda el pánico.

Serie: 
1. Guía del autoestopista galáctico
2. El restaurante del fin del mundo
3. La vida, el universo y todo lo demás
4. Hasta luego, y gracias por el pescado
5.  Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva

Un libro genial, divertido y con un humor ocurrente; así es la Guía del autoestopista galáctico y la forma en que me topé con él sale de lo común y se lo debo a Ricardo Siri Liniers y sus tiras de Enriqueta, que más de uno conocerá por aquí.


Me llamó la atención esta tira publicada por Liniers y no dudé en buscar de qué trataba el libro y así es como, esa misma tarde, empecé a leer el libro que me duró tan sólo mediodía.

En lo que respecta a lo que sucede en el libro, no hay mucho que acotar más que la gran introducción que nos ofrece la sinopsis. Arthur Dent es un hombre sin mucho carácter que digamos, en la mañana del jueves despierta con la preocupación de que derrumbarán su casa para instalar allí una autopista de circunvalación, en esas, se encuentra con Ford Prefect, quien como todo buen amigo, se encarga de solucionar el problema de la demolición con una técnica bastante llamativa y que desde ya, nos muestra parte del humor del que está cargado la novela. Luego de salir de este problema, Arthur se encuentra con otro que tiene mucha más importancia; la Tierra será destruida y aunque él todavía no lo pueda creer, todo sucede tan rápido que cuando despierta, se encuentra con que ha sido salvado de la destrucción de la Tierra por parte de los vogones.
Sí sí, nada de esto parece tener sentido todavía, pero poco después ocurrirán cosas que desencadenarán la presentación de todos nuestros protagonistas entre ellos, ya que nosotros los vamos conociendo de a poco y por parte desde un principio.

Mediante un narrador omnisciente, recorreremos varios puntos de la galaxia conociendo planetas, seres que trabajan en todo tipo de oficios y por supuesto, más de una aventura ocurrirá en el lugar menos esperado del amplio Universo.
Douglas Adams me atrapó por sus descripciones, que aunque a veces se vuelven difíciles de comprender, más que nada por todo el mundo fantástico que nos presenta de sopetón, logra captar igual la atención del lector rápidamente. Hay que acotar que se trata de un libro de Ciencia Ficción humorística, que presenta situaciones tan ocurrentes como descabelladas que nos hacen reír por eso mismo; el hecho de no tener a veces ni una pizca de coherencia, aunque la forma en que esté escrita parezca totalmente creíble.
Aunque al principio parezca que careciera de contenido y que el libro no sigue un punto o tema en concreto, esto poco importa ya suceden cosas tan interesantes y giros inesperados.
La pluma del escritor es genial, se mantiene con un lenguaje coloquial pero sin perder la objetividad del narrador ni entrar en detalles o descripciones que aburran, y así es como consigue que el libro se pueda leer con tanto entusiasmo y rapidez.


-¿Sabes una cosa?-le dijo Athur-: en ocasiones como ésta, cuando estoy atrapado en una escotilla neumática vogona con un habitante de Betelgeuse y a punto de morir asfixiado en el espacio profundo, realmente desearía haber escuchado lo que me decía mi madre cuando era joven.
-¡Vaya! ¿Y qué te decía?
-No lo sé, no la escuchaba.


¿Lo bueno? Las descripciones de todo el universo y el humor tan limpio, sin necesitar de una pizca de obscenidades o cosas por el estilo para hacernos reír. Hago de nuevo hincapié en que Douglas Adams sabe como hacer que te concentres cuando cuenta algo nuevo y lo haces con tanta aproximación o hasta seriedad hacia el tema, hasta que todo termina en un gran chiste o algo absurdo pero divertido.
Los personajes también tuvieron su punto a favor. Una vez que conoces a los protagonistas (Trillian, Marvin el androide maniaco-depresivo, Arthur, Beeblebrox y Ford Prefect) ya vas notando las diferencias bien marcadas en sus personalidades muy bien estructuradas. En lo personal, Marvin y Beeblebrox fueron los que más risas me sacaron y con los que más disfruté en ciertos momentos.

¿Lo malo? Quizás a algunos les parezca algo negativo la falta de complejidad en el libro, puede no gustar el lenguaje, las situaciones y los chistes (a veces malos y/o absurdos, pero que igual hacen reír) ya que con este tipo de libros y escritores pueden pasar dos cosas: O te encanta a medida que vas descubriendo lo que el autor busca transmitirte, o lo odias por la misma razón. Sin embargo para mí, no existió nada negativo.

Es uno de los libros más originales que leí en mucho tiempo, en donde la gran imaginación del autor en cuanto a creación de personajes, artefactos y situaciones variopintas, casualidades imposibles y todo tipo de situaciones estrafalarias se hace notar en todo el libro.

Guía del autoestopista galáctico es un libro genial, desternillante, un poco -muy- absurdo pero bastante notable con el que un lector puede pasarse la tarde leyendo y siguiendo las primeras de las muchas aventuras que vivirán nuestros protagonistas. 
Un libro interesante, avasallante y que se lee rapidísimo. Totalmente recomendado para jóvenes y personas que andan buscando una lectura imaginativa y original pero no demasiado profunda.

5/5

¿Conocen el libro? ¿Lo leyeron?

8 comentarios :

  1. Hola bebe,suena muy bonita la historia,meda ganas de leerla, gracias por la reseña!! besos

    ResponderEliminar
  2. Pues totalmente de acuerdo contigo, es un libro desternillante, rápido y que me encantó... todavía no he leído la segunda parte, pero seguro que es igual de divertida.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora lo estoy leyendo y aunque no me he podido enfocar bastante bien en la historia por las pocas páginas, intuyo que me va a gustar igual :D
      Saludos!

      Eliminar
  3. Tiene una pinta excelente, lo tendré en consideración :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo puedas leer, creo que es de los que te pueden gustar ;)

      Eliminar
  4. ¡Hola! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo leí hace un tiempo y me encantó. Ya no se escriben historias tan divertidas como esta. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta! ¿llegaste a leer sus continuaciones?
      Saludos :)

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.