Las reseñas de Poe: La máscara de la Muerte Roja y El entierro prematuro.

19 de enero de 2015


Hoy hace 206 años atrás, nacía un grande de la literatura gótica, el terror y los relatos cortos; el bostoniano Edgar Allan Poe nació un 19 de enero del año 1809 en Boston, Estados Unidos. Y que mejor día para lanzar una nueva sección en el blog, dedicada a reseñar brevemente los relatos de Edgar, que el día de hoy.
La idea y el nombre la tenía en mente ya hace mucho, pero pasó desapercibida entre otras ideas que tenía, pero cuando leí que hoy cumplía años este hombre, decidí no posponerlo más.
Las reseñas de esta sección no necesariamente serán tan estructuradas como las acostumbradas en el blog, simplemente hablaré de los relatos que voy leyendo y dando una brevísima opinión sobre ellos. Son varios los relatos de este hombre, algunos de los cuales ya tienen una crítica/opinión aquí y los pueden buscar, mientras que otros los tengo pensado leer (sí, me pienso leer todo lo que me sea posible de Poe). Estas reseñas estarán disponibles en el blog una vez al mes, para que no les sea tan agobiante y de paso, yo pueda hablarles de más de uno.
Este mes les toca el turno a dos (aunque tengo cuatro que quiero reseñar); El entierro prematuro y La máscara de la Muerte Roja.
El entierro prematuro


El protagonista anónimo de esta historia sufre de catalepsia, una enfermedad en la que ocurre una simulación de la muerte, como un sueño tan profundo del que uno no puede despertar sino hasta después de un tiempo. Este hombre nos hace primeramente una introducción al tema con casos reales en que las personas que sufren de catalepsia llegan a un punto en que su estado se asemeja tanto a un fallecimiento, que los llegan a enterrar aunque todavía se encuentren vivos, luego de esto, el hombre nos cuenta su forma de vivir esa extraña afección.

En su totalidad, la obra está cargada con suspenso y nos muestra el miedo de todo ser humano a ser enterrado vivo, y la preocupación que esto ejerce en él. Personalmente siempre, al leer relatos de Poe, no puedo evitar sentir que el mismo autor está sintiendo esa paranoia, ese miedo que nos cuenta y que no todo es meramente imaginario.
Desde una narración en primera persona, se logra que todo parezca muy veraz, y aunque al principio pensé que simplemente se tomaría la molestia de hablarnos de casos variados a lo largo de la historia, mi sorpresa fue grata al momento en que el protagonista toma las riendas y pasa a contarnos su propia historia. El final me lo esperaba más diferente, más espeluznante, pero no es el único que me dejó con esta sensación al final.
Obviamente la historia me gustó, me encantó, la consideré una de mis preferidas cuando la terminé (sí, van a leer esto muy seguido y con casi todas las obras de Poe, sorry not sorry) y de mi parte, la recomiendo muy ampliamente. El simple hecho de escuchar el nombre ya había captado mi atención, y más todavía por ser un tema que me gusta; en mi niñez, le tenía un extraño terror a la muerte y, ¿al hecho de ser enterrada viva? Ni se imaginan.



La máscara de la Muerte Roja.


La Muerte Roja es una peste que ataca a todo un país, llevándose de una manera muy horrible a los que la llegan a padecer. Pero un día el príncipe Próspero decide juntar a varias personas, damas importantes y amigos que principalmente se caracterizan por su salud y jovialidad, junto con ellos decidió reclutarse tomando hasta la más mínima precaución para pasarla bien y lo más importante: para que la muerte roja no haga acto de presencia entre ellos.
Después de pasar ya bastante tiempo encerrados, el príncipe decide organizar un gran y extravagante baile de máscaras, en el que ocupa nada más y nada menos que siete grandiosos salones. La fiesta cuyos resultados no son sólo diversión y tranquilidad como lo era todo hasta el momento, cambia en el séptimo salón.

Leer y releer algo y que cada vez que lo terminas, que te encante más; eso es lo que sucede cuando lees La máscara de la Muerte Roja. A cada que lo voy leyendo, más visible se me hace todas las metáforas que posee el libro. Sí, este libro es una metáfora de la muerte en todo su esplendor, y si por mí fuera, les explicaría punto por punto como entiendo cada frase o cada simple oración hasta que esta entrada se vuelva extensa.
Posee muy buenas descripciones y una forma de mezclar los recursos poéticos y estilísticos que hace que todo cuanto se diga llame la atención y valga la pena leer y analizar.
Es uno de los pocos libros que recuerdo más por la forma de escribir del autor, que por otras razones y eso es lo que la hace extravagante y por lo que me gusta tanto, pues es una prosa muy bien cuidada en todo momento.




Y ustedes, ¿cuál de estos dos libros han leído o les llama más la atención?

Hoy sí que tocamos el tema de la muerte muy a fondo, y casualmente, ocurre el día en que se recuerda el nacimiento de Edgar Allan Poe. Ironías, ironías…

Nos estaremos leyendo, y como adelanto les cuento que en las siguientes “Reseñas de Poe” hablaremos de Manuscrito encontrado en una botella y Los crímenes de la Rue Morgue.

6 comentarios :

  1. A mí Poe es que me encanta, no podría quedarme solo con un relato. Incluso en los que son m´s cortitos consigue crear una atmósfera insuperable <3

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta muchísimo en verdad, es simplemente genial.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola! Es un escritor extraordinario, me gusta mucho que hagas esta nueva sección. ¡Un beso!♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias en serio, te espero seguido por esta sección ;)

      Eliminar
  3. Hola!
    Pues la verdad es que nunca he leído a Poe, no es que no me interese, solo que nunca he tenido nada de el a mano. En fin, creo que algún día me haré el ánimo.
    Saludos y que estés super =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberías leerlo, en concreto y para matar varios pájaros de un tiro puedes comprar un sólo libro que incluya ya varios relatos de él. Anímate ;)
      Un beso

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.