Lectura lenta pero segura.

10 de septiembre de 2014

Muchas personas son capaces de leer libros tanto como respiran, y muchos otros lo hacen lento pero seguro.
Una de las excusas más conocidas por las cuales algunas no leen, es por la falta de tiempo, de la que se quejan constantemente.


Yo me encuentro utilizando esa excusa en éstos días. Pero no lo veo tanto como una excusa, sino como una verdadera razón.
Para un joven, leer de forma rápida y en poco tiempo puede presentarse como un problema. No estoy diciendo que somos personas ajetreadas ni nada de eso, pero al menos para jóvenes como yo, que siempre se están ocupando de todo (porque es muy detallista) por ejemplo, en los trabajos escolares, sumando a esto cualquier otro contratiempo, solemos tener problemas sobre el poco tiempo que nos sobra para leer.

Siempre pienso que la lectura no debe ser algo obligatorio para nadie, ni nosotros mismos ni otros pueden obligarnos a leer muchos libros, nos gusten o no.
Por eso opino que la lectura es un hábito que se debe practicar lento pero seguro. Ya que, ¿de qué sirve leer 15 o 20 libros en un mes si no recuerdas ni la mitad de lo que ocurrió en ellos, ni el nombre de los personajes, más sólo recuerdas el título y algunas partes sin importancia?
Leer nos sirve para alimentar nuestra mente, nuestro lenguaje, nuestras formas de pensar. Para tener algo de lo que hablar, pero más aún, para hablar con propiedad.

Y no estoy menospreciando a las personas que en verdad son capaces de leer muchos libros y recordarlos a todos. Es más, admiro a las personas que lo hacen.
Esto va principalmente para personas que se preocupan por el tiempo y piensa que leer lentamente está mal.

Yo leo para que los libros me marquen por su historia, para recordarlo siempre si me gustó demasiado. Para inculcar con propiedad a otros este hábito, pero sobretodo lo hago para disfrutar. Porque leer es un hábito que en algunos puede verse como algo aburrido y para otros, puede representar su momento de ocio preferido.

Últimamente, como dije, ando leyendo muy despacio por dos razones:
- No me sobre el suficiente tiempo y lo que me sobra lo utilizo para descansar.
- No me gusta leer apurada y acelerar la historia debido a que o quiero terminar ya.

Existen libros que están hechos para leerse en un tiempo largo, y otros que se presentan como una ráfaga pero que igual dejan huellas. Yo los prefiero de las dos formas, pero las primeras siempre logran captar un poco más mi atención.

Leo libros, mejor dicho, mastico libros... A veces me los trago enteros, otras veces los mastico una y otra y otra vez, quizá porque no logra pasar por mi exigente garganta literaria o porque simplemente son tan sabrosas que no me gustaría que se acabaran jamás.

Leo lento pero seguro, para no atragantarme con personajes, historias, finales felices o tristes. ¿Y tú?
Nos estaremos leyendo :)

16 comentarios :

  1. ¡Hola!
    Tu entrada me ha encantado y también me ha dado mucho en lo que pensar. Estoy de acuerdo contigo, para poder disfrutar bien un libro no es mecesario leerselo super rápido. Pero a mi muchas veces me ha pasado que tengo tantos libros que les tengo muchísimas ganas y quiero leerlos todos al tiempo. Pero para poder disfrutarlo bien hay que ir tragandolos poco a poco y no rápido porque nos podemos atragantar.
    Un besazo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto Mai! Si bien es cierto que tenemos muy poco tiempo, hay que utilizar bien ese tiempo leyendo sin volverse locos. Eso lo aprendí yo en estos últimos tiempos.
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Esta entrada es muy interesante y has conseguido expresar perfectamente lo que la mayoría de nosotros sentimos. Leer es una afición no una obligación.

    Un saludo

    Inma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplificaste perfectamente en una sola oración todo lo que traté de expresar Inma.
      Un besote <3

      Eliminar
  3. Yo siempre he dicho que leo lento, no sé cómo logro leer todo lo que leo, pero siempre me he considerado una lectora lenta xD
    Y al final, lo que importa es disfrutar de lo que lees, no presumir cuánto, ¿no?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, en cuestión de libros como en muchas otras cosas lo importante es la calidad, no la cantidad :D

      Eliminar
  4. Hola! Yo estoy de acuerdo contigo pero yo leo más o mrnos lento si me gusta el libro, es decir, si un libro es muy emocionante no soy capaz de dejar de leer y sacó tiempo de donde sea y como mis tiempos libres no soy capaz de estar sin hacer nada pues los utilizo leer y al final sumando todos pues leo bastantes libros al mes. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, me faltó agregar eso. Hay libros que no se pueden leer lentamente porque a medida que lo devoras es imposible dejarlos.
      Esa es una excepción a la regla y creo que a todos los lectores medianamente lentos nos pasa cuando nos encontramos ante un libro atrapante y ágil de leer.
      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Yo creo que no solo depende del lector (si lee más rápido o más lento) sino también del libro. Hay libros que es mejor saborear y libros que leyéndolos rápido puedes enterarte perfectamente de su trama, porque es una literatura sencilla y una trama sencilla.

    Yo por mi parte soy de las que lee muy rápido (aunque he visto por blogger gente que me da mil patadas xD) y solo recuerdo al final los libros que me han gustado, los que me han marcado de verdad. Pero creo que eso me pasaría aunque leyera lento.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongamos que un 50% depende del libro y el restante del lector.
      Pero también hay que tener en cuenta que algunas tramas por más ágiles que sean pueden volverse un poco más lentas y desgastantes para unos que para otros y en ese caso, depende más del tipo de lector (y del libro que elegiste para leer).
      Un abrazo ^^

      Eliminar
  6. Hola!!
    Yo hay libros que me los devoro en un día, y otros tardo mucho más. Pero estoy totalmente de acuerdo contigo, yo prefiero leer lento o a mi ritmo y solo leer 4 o 5 libros al mes, pero acordarme de lo que sucedía, a leer muchos y no acordarme o liar los libros.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de liarnos con una y otra historia suele suceder cuando no prestamos atención, creo yo. Aunque por suerte nunca me ha pasado ni por más de que lea mucho al mes.
      Mi forma de leer varia en cada mes por varias razones, hay veces en que en un mes tengo más cargas de tareas del colegio y otras en que tengo más tiempo libre y eso influye mucho en mi ritmo de lectura.

      Un beso ^^

      Eliminar
  7. ¡Estoy muy de acuerdo contigo! Yo me considero una persona que lee lento, y además con los deberes escolares me cuesta aún más tener tiempo para leer, pero siempre que tengo un espacio libro, intento dejarlo para la lectura.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien, Ed! Me pasa lo mismo que a ti.
      Saludos ^^

      Eliminar
  8. ¡Hola, Fer! No te falta razón. Yo también leo bastante lento, y a veces, pues pienso: "Podría leer más libros", pero luego acabo dándome cuenta de que mientras lea libros con mucho gusto es suficiente.

    Saludos, amiga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le acabas de dar en el ojo de la cuestión Íñigo :D
      Leer con gusto también es una característica cuando de leer lento o rápido se trata.

      Un beso enorme y abrazos, amigo :)

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.