Cosas que hacen en los libros pero no podrías hacer en la vida real.

29 de agosto de 2014

Sí, perdonen el extenso nombre de este post. Pero no encontré otro nombre que mejor defina a lo que voy a hablar hoy. Aunque también podríamos llamarlo: La rebeldía de personajes ficticios...

Esas cosas estupendas, maravillosas, inquietantes y a veces hasta llenas de adrenalina que los personajes de un libro realizan como si fueran cosas de todos los días. Esto suele ocurrir sin la necesidad de que el libro que estás leyendo sea de ficción, puedes estar leyendo un libro totalmente realista y que te salten cosas reales, pero muy... Difíciles de realizar si lo intentas hacer en la vida real tú mismo como un Juan Pérez cualquiera. (?)

Estas acciones generalmente vienen de la mano de adolescentes como tú y como yo, PERO con la diferencia de que adolescentes como tú y como yo jamás lo podríamos llegar a hacer.Y sí, ya sé que dirán que es sólo un libro, que en él el escritor puede convertir las gárgolas en dulces florecitas si desea, pero de todas maneras, hay cosas que resaltar sobre otras. Y para eso vengo yo con esta entrada ocurrente como siempre.


En primer lugar tenemos a un clásico:



Chicos de 15/16/17 años que conducen sus propios autos.

Esto varía dependiendo del lugar donde acontecen los hechos pero... Siempre encontramos a un chico que por arte de magia aprendió a manejar a la edad en que yo aprendía a hablar, por lo tanto, cuando llega a la adolescencia el mismo ya maneja un auto como si nada y lo usa las 24 horas del día. Ya sea para salvar a su chica o escapar del problema antes de que llegue el final de libro, nuestro personaje/chofer siempre va a poder manejar sin que la policía lo detenga o incluso sus mismos padres.
Sin duda alguna les tengo envidia a los personajes de este tipo.



Escapadas al otro lado del país.

"Me siento mal peleé con mis padres mi novia me abandonó para correr junto a un ángel/demonio/hombre lobo/drácula... Mejor me voy al otro lado de los Estados Unidos. Pff, nadie dirá nada". Y sí, es así, nadie se preocupa de este pobre personaje que emprende viaje cuando quiere (conduciendo su propio auto a veces) para ir a otro lugar mientras que los padres toman medidas como:
a- Buscarlo pero sin muchas ganas.
b- No aparecer en escena.

Imaginen si ustedes se escaparan de sus casas para viajar al lado opuesto de la ciudad o provincia... ¿Los matarían no? La respuesta de un personaje de fantasía sería un NO. La de personas de carne y hueso sería algo como un SÍ rotundo.


Escapadas a fiestas, casa del novio, casa de la mejor amiga, etc.

Otra historia de escapadas... Protagonizada en su mayoría por chicas, en este grupo entra cualquier novela que recuerdes en la que la chica o el chico salga raudamente por la ventana o la puerta trasera, ya sea para enredarse con alguien o ir a una fiesta al más puro estilo Cenicienta, pero con la diferencia de que a Cenicienta le esperaba una gran reprimenda, cuando en los libros de hoy en día el prófugo sólo recibiría unas palabras más o menos. Y ningún castigo.

Y pensar que si yo me escapo para comprar chocolates ya me preguntan por qué lo hice, ah.



Los personajes y la drogadicción.

Este es uno de los puntos en donde no siento envidia hacia los personajes... Aquí están los personajes que entran al mundo de las drogas y el alcohol como si nada, y como en los puntos anteriores el ojo de los padres pasa de largo todo lo que ocurra con los adolescentes.
Principalmente en este punto hay un ejemplo totalmente acetado: Pregúntale a Alicia, un libro en donde la protagonista se encuentra al borde del abismo y sus padres siguen actuando como si nada. Libros como de este tipo son en donde más se puede apreciar la vida liberal.




Y bien, mi corta y poco desarrollada imaginación ha llegado al punto límite el día de hoy, pero hay mil ejemplos más de cosas que jamás podríamos hacer en la vida real, por simple moral o por prohibición de otros, pero que en los libros lo encontramos como totalmente normales, e incluso hasta nos lo echan en cara jjaja.

Si ustedes reconocen otras cosas que tenemos prohibidas en la vida de mortal y no en la vida libresca, cuentenme en los comentarios y yo me encargaré de hacer una segunda parte con una recopilación de sus experiencias :)

¡Nos estaremos leyendo! ^^



16 comentarios :

  1. Te sorprenderías de lo jóvenes que pueden ser algunos drogadictos y de lo poco enterados que pueden estar sus padres. Lo digo por experiencia propia (no yo, claro, pero un familiar cercano se empezó a drogar con apenas 14-15 años y se enteró años más tarde). Estoy segura de que ese no es un caso aislado.

    Por otro lado, lo de conducir depende del pais. En Estados Unidos se puede obtener el permiso de conducción a los 16, así que no es tan raro que puedan hacerlo (eso sí, lo de escaparse al otro lado del país ya sí que forma más parte de la ficción).

    Pero bueno, hay como mil ejemplos de cosas irreales que hacen los personajes y que dices: Ya, claro, como si eso pudiera pasar. Como por ejemplo, colarse en edificios por la noche, como si fuera tan fácil xD.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí esa también es conocida. Aunque en su mayoria son los personajes meramente ficticios los que se cuelan por cualquier agujerito jajaja xD

      Un beso.

      Eliminar
  2. Me a gustado la entrada, nunca habia visto alguna asi

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Vale. Hahahah me reí hasta que caí al piso y mi mamá me miró raro xD
    Oh, Fer, yo tengo algunas, y me gustaría hacer en mi blog la segunda parte, claruu, si tú lo permites xD
    En serio, me encantó la iniciativa. Porque es tan... real xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nikole!
      Claro, como no. Si tienes unas cuantas puedes hacerlas cuando quieras y yo pasaré a mirar y lo recomendaré para que lean la segunda parte.

      Un beso y gracias por ser tan risueña con mis ocurrentes entradas (?)

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Has sido nominada en mi blog: http://etereo-y-fugaz.blogspot.com.es/2014/08/hola-de-nuevo-premios-al-blog.html pásate! :D
    Un besito <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Ya me estaré pasando. Muchas gracias, linda ^^

      Eliminar
  5. Hola, acabo de descubrir tu blog, por aquí me quedo!
    La entrada muy original me ha parecido, a mi como otra cosa, se me ocurre que en muchas novelas, la típica protagonista, normalmente femenina, que su habitación, de una manera u otra da a plena calle, o campo, o vete tu a saber que, para que el novio o chico se cuele por ella durante la noche. De momento eso no lo he visto nunca a la vida real, normalmente las habitaciones que he visto, dan a un triste patio...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar Esther.
      Sí, también suele pasar. Es raro que cuando la protagonista sale se encuentra con la plena calle o la acera. Aunque esto varía dependiendo del lugar donde acontece la historia, como en Estados Unidos que en su mayoría no tiene cercas ni nada xD

      Besos.

      Eliminar
  6. Tienes toda la razón del mundo, en los libros aparecen cosas que si nos paramos a pensarlas serían totalmente imposibles en la vida real y sin embargo nos las venden como lo más normal del mundo, como si los raros fuésemos nosotros por no llevarlas a cabo. Pero supongo que ese también es su encanto, ¿No? Que rompan las reglas y nos transporten a realidades con las que no estamos familiarizados, que nos hagan sentir esas ganas de emprender aventuras y arriesgarnos como lo hacen ellos en sus novelas.

    Un saludo, Fer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí Meg :D
      Eso hace que nuestra imaginación se las ingenie para imaginarnos incluso a nosotros mismos como un personaje literario (qué cosas haríamos, qué decisiones tomaríamos, etc).
      Nos lleva a pensar pero a disfrutar de la lectura aún más.
      Un beso ^^

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    Muy interesante la entrada y que invita a reflexionar.
    Tienes mucha razón en todas ellas, sobretodo con la que siempre he lidiado y que me causa mucha gracia. Son los personajes que salen como si nada, escapando de su casa, y regresan. Sus papá no hacen más que llamarles la atención y de ahí no pasa.
    Pero así como dice Meg, supongo que eso es el encanto de las novelas, que nos transportan a una realidad diferente en donde esta clase de situaciones intentan dejarnos una moraleja.
    Aunque tendría que verse qué lectores lo toman como moraleja o como modelo a seguir...
    Soy tu seguidora número 80 ;)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón linda, pero creo que nadie presta demasiada atención en ello, ni de buena o mala forma.
      Muchas gracias por pasar y un beso. Ahora tendrás una seguidora más ;)

      Eliminar
  8. Interesante entrada y coincido contigo en muchos puntos. Estos libros me parecen muy peligrosos, en temas de drogas o de violencia he leído ya varios donde incluso justifican el comportamiento y me parecen terrible porque algunos de ellos están dirigidos a gente joven, por ejemplo me viene a la cabeza el libro: Mi primer beso... Bueno, este tema da para mucho!!
    Un beso Fernanda :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también tuve la experiencia de leer estos problemas sociales desde distintos puntos de vista y como dices, la mayoría eran novelas juveniles.
      Estaré leyendo sobre el libro que nombras, porque desde ya el nombre me suena.

      Un abrazo ^^

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.