Domingos Poéticos | Amado Nervo

10 de agosto de 2014

¡Buen domingo para todos!
Hoy les traigo otro poema más de esta sección, para amenizar el domingo con algo sencillo pero con estilo.
En este caso le toca el turno a Amado Nervo, con dos poemas diferentes que forman parte de los últimos que leí en su libro de Antología Poética con el que me topé hace un tiempo.



EN PAZ 
Artifex vitae artifex sui
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida, 
porque nunca me diste ni esperanza fallida, 
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;



Porque veo al final de mi rudo camino 
que yo fui el arquitecto de mi propio destino; 
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas, 
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: 
cuando planté rosales coseché siempre rosas. 



...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno: 
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!



Hallé sin duda largas las noches de mis penas; 
mas no me prometiste tan sólo noches buenas; 
y en cambio tuve algunas santamente serenas...



Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. 
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!


Descubrí a este poeta mexicano mediante este poema que leí en el colegio, y desde allí quedé prendada de su verso y su forma tan fácil de expresarse en poesía (que muchos no lo logran).


LIBROS



Libros, urnas de ideas;
libros, arcas de ensueño;
libros, flor de la vida
consciente, cofres místicos
que custodiáis el pensamiento humano;
nidos trémulos de alas poderosas,
audaces e invisibles;
atmósferas del alma;
intimidad celeste y escondida
de los altos espíritus.


  Libros, hojas del árbol de la ciencia;
libros, espigas de oro
que fecundara el verbo desde el caos;
libros en que ya empieza desde el tiempo,
libros (los del poeta)
que estáis, como los bosques,
poblados de gorjeos, de perfumes,
rumor de frondas y correr de agua;
que estáis llenos, como las catedrales,
de símbolos, de dioses y de arcanos.



  Libros, depositarios de la herencia
misma del universo;
antorchas en que arden
las ideas eternas e inexhaustas;
cajas sonoras donde custodiados
están todos los ritmos
que en la infancia del mundo
las musas revelaron a los hombres.



  Libros, que sois un ala (amor la otra)
de las dos que el anhelo necesita
para llegar a la Verdad sin mancha.



  Libros, ¡ay!, sin los cuales
no podemos vivir: sed siempre, siempre,
los tácitos amigos de mis días.



  Y vosotros, aquellos que me disteis
el consuelo y la luz de los filósofos,
las excelsas doctrinas
que son salud y vida y esperanzas,
servidle de piadosos cabezales
a mi sueño en la noche que se acerca.




¿Les han gustado los poemas?
¿Cuál eligen como favorito?
A mí me gustó más el primero, pues refleja lo que he pensado en muchos momentos de mi vida, 
aunque los versos dedicados a los libros tampoco están nada mal.
Nos estaremos leyendo ^^

4 comentarios :

  1. A mi también me gusta más el primero, aunque el segundo tiene su encanto por ir dedicado a los libros. No conocía a éste poeta!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es por eso que el otro también atrae mucho.
      Te recomiendo leer más sobre el, escribe muy bien :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Amado Nervo escribe de una forma magnifica, su pluma esta ligada al poder de los dioses seguramente, a también me gusta mas el primero, me resulta mas profundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ,algo así deberá tener. Su forma de escribir es excelente por lo que pude leer hasta el momento.
      Un abrazo.

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.