Retazos de libros: Prólogo de Todas las chicas besan con los ojos cerrados.

3 de julio de 2014

"No hay nada que tema más que la frase "¿Te importaría leerte mi primera novela? Me gustaría que me dieras tu opinión", salida de la boca de un amigo mío.
Cada vez que la escucho, un latigazo de terror ha sacudido mi espina dorsal. Porque, en primer lugar, si no me gusta, ¿qué debo decirle? ¿debo asumir la responsabilidad de destruir una incipiente carrera literaria? En segundo lugar, ¿estoy capacitado para hacerlo?. La respuesta a la primera pregunta debería ser SÍ. Es el escritor nobel quien asume el riesgo de someterse a mi criterio. La respuesta a la segunda es no. Definitivamente no. Soy un lector normal y corriente, ni tan siquiera puedo alardear de haber leído mucho. Solamente cuenta a mi favor que me gusta leer , y lo único que le pido a una novela es que no me permita dejar de leerla. Que me absorba. Si esto ocurre, me parece buena. Y si no lo consigue le pierdo el respeto y la abandono de forma cruel e inmisericorde. Eso está claro, eso es así.


En cuanto a mis gustos, simplemente diré que adoro las novelas de ciencia ficción y fantasía, los relatos policiales y la acción trepidante. Y siento un acusado prejuicio hacia las historias sentimentales y románticas, de las que huyo como gato escaldado. Me repele especialmente el subgénero conocido como "treintañeros en crisis". En éste caso, también, esto es así, está claro.


Hechas estas aclaraciones, sólo me queda explicar mi vivencia con éste libro. Mi amigo Enric Pardo me ofreció el manuscrito de "Todas las chicas besan con los ojos cerrados" y me dijo y me dijo "¿Te importaría leerte mi primera novela? Me gustaría mucho que me dieras tu opinión". Yo le ofrecí mi típico sí, acompañado de un calambrazo dorsal. Sin saber con que me iba a econtrar, me sumergí en las páginas de... ¡Una novela de treintañeros en crisis!!! Sin un viaje en el tiempo, ni una persecusión por el techo de un tren en marcha. Y ocurrió algo que me descolocó por completo: pese a tenerlo todo en contra, la historia me atrapó y no pude dejar de leerla. Cuando terminé su lectura, convertido en un lector nuevo, con menos prejuicios y reconciliado con un género al que guardaba una injustificada ojeriza, pude decirle a mi amigo que me había gustado mucho su obra. Él me pidió que os transmitiera esta sensación a vosotros, queridos lectores, en éste prólogo y yo le contesté que me sentía honrado de hacerlo, porque a mi parecer, ésta es una buena novela. Y amigos, eso está claro, eso es así."

Berto Romero.
Barcelona, 10 de abril de 2012.




 
Así empieza el libro de Enric Pardo; "Todas las mujeres besan con los ojos cerrados", es por eso que denominé a ésta entrada con el nombre de "Retazos de un libro", para poder mostrar al menos un pedacito de mi mundo y el mundo que tenemos en común: el mundo de los libros.

Fue la originalidad y frescura de éste prólogo, el que me hizo desear al libro. Normalmente no soy del tipo de lectoras que lee el prólogo, ya que a veces soy tan curiosa e impaciente que no me aguanto en empezar la historia cuanto antes, por otro lado, a veces traen opiniones o palabras que simplemente no me agradan, no terminan de cerrarme o me cansan antes de tiempo.



Éste no fue para nada el caso del libro del cual les hablo, lo leí con tanto entusiasmo que no me aguanté para no compartirlo con ustedes, así que si no lo conocían o no se atreven a leerlo, al menos dénle la oportunidad del prólogo jajaja ;)
Por mi parte, todavía no lo leí, me reservo para cuando baje la marea en mi lista de pendientes, tengo ganas en serio de leer el libro pronto y traerles la reseña.




Esto es todo por hoy, a partir de ahora éste post esperará con los brazos abiertos los comentarios y opiniones, asi que no olviden de sacar su lado comentarista en todo momento ;)

¡Nos estaremos leyendo!

2 comentarios :

  1. Es cierto, a mi también me pasa que a veces apetece saltarse el prólogo para empezar de lleno con la historia. Pero luego hay algunos, como éste, que son tan originales que lo único que consiguen es que empieces la lectura con más ganas. Es curioso, porque él mismo se desacredita para opinar y al mismo tiempo ha aceptado escribir el prólogo, argumentando que estamos ante un libro que merece la pena leer. Lo tengo, por cierto. Asi que queda apuntado como un imprescindible que leerme éste verano.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo tengo apuntado, veremos si la historia nos convence tanto como el prólogo :)

      Eliminar

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.